lunes, 14 de agosto de 2017

HISTORIAS EJEMPLARIZANTES DE FUNCIONARIOS Y CORTESANOS HITITAS

Relato de Mursilis I sobre las desventuras de varios cortesanos y funcionarios de su padre Hattusilis I. Historias ejemplarizantes sobre el pícaro Ziti que recibe su castigo por practicar una burda trapacería en el protocolo palaciego, o la triste suerte del honesto Askaliya que termina marginado y sin comer perdices, como indica sardónicamente el texo.

CTH 8

13. Ziti era copero. El padre del rey le encargó una copa harhara de vino para Histayara y Maratti. Él ofreció al rey buen vino, pero a ellos les dio otro vino. Maratti fue y le dijo al rey: “No han dado el mismo vino”. Cuando el rey lo vio, aquel llegó y reconoció que era verdad. Lo apresaron, se ocuparon de él y murió.


14. Askaliya era señor de la ciudad de Hurma y bajo todos los conceptos era un hombre decente. Lo calumniaron ante mi padre, lo retiraron del cargo y lo desterraron en la ciudad de Ankuwa. En Ankuwa lo hicieron administrador. Era un hombre poderoso pero murió en la indigencia. En la ciudad de Kuzzuru trinchaba perdices, pero en Ankuwa las perdices escaseaban.

lunes, 7 de agosto de 2017

AQUÍ LA VOZ DE EUROPA : ESPECIAL ACTO DE LA ALIANZA POR LA PAZ Y LA LIBERTAD


Un resumen y una crónica del acto que la Alianza Por la Paz y la Libertad (movimiento europeo que incluye a Democracia Nacional) celebró el pasado sábado en Madrid con el título EUROPA-FAMILIA-CIVILIZACIÓN.

viernes, 21 de julio de 2017

¿CANIBALISMO EN EL NORTE DE SIRIA DURANTE LA INTERVENCIÓN HITITA DE MURSILIS I ?


Aunque con trasfondo real, las campañas de Mursilis I en el norte de Siria como prueban las referencias a la ciudad de Alepo y a la intervención de los vecinos reyes hurritas, estamos ante un relato con tintes de leyenda o ciclo de aventuras. Al ser un fragmento desgraciadamente solo se puede conjeturar sobre como discurría el resto de la narración perdida. Lo más llamativo es la referencia a la práctica del canibalismo en la zona por parte de personajes indeterminados, y la enigmática referencia a “Dumu. Mah.Lil”  al que Kaniu somete a una prueba mediante ofrendas para determinar su carácter divino o humano. La comparación con los episodios de las hazañas míticas y maravillosas de Gilgamesh o de Ulises rápidamente acuden a la memoria. Estilísticamente hay que señalar el uso de la primera persona del plural, que proporciona al relato un tono más literario y cercano.

CTH 17.1

“Al hombre que llega junto a ellos acostumbran a comérselo. Si ven una persona gorda, la matan y se la comen.

Pero cuando sucedió que los hombres de la ciudad de Suda y los de la ciudad de Zu… llegaron en auxilio de la ciudad de Uqapuwa, vinieron en contra suya el hombre de la ciudad de Suda, Kaniu, y la ciudad de Uqapuwa (…) subió a Dumu.Mah.Lil a la ciudad y también subió a su ejército. Kaniu tomó carne de cerdo asada y se la ofreció a Dumu.Mah.Lil diciendo “Si toca esto, es un dios, pero si no lo toca, es un hombre, así que si es mortal, podremos luchar”. Dumu.Mah.Lil tomó la carne de cerdo y se la comió, y les dio de comer y de beber (…) se los comieron. Solo Zuppa se salvó (…) capturaron a los mensajeros  del rey de Alepo y se los devolvieron a Alepo. A la madre de Zuppa la capturaron en la ciudad de Tinisipa, la mataron, y se la comieron.

Cuando nos fuimos de la ciudad de Nuhanyana, nos pusimos en marcha y galopamos hacia la ciudad de Ilanzura. Nos llevamos sus vacas y sus ovejas y abusamos de sus habitantes. Como habíamos oprimido tanto el territorio, el rey de Ilanzura mandó llamar a los reyes hurritas Uwanta, Urutitta, Arka…y Uwagazzana y les regaló copas de oro.”

martes, 11 de julio de 2017

JURAMENTOS FINALES DEL TRATADO ENTRE MUWATALLI II Y ALAKSANDU DE WILUSA

Una muestra de la diplomacia hitita. El acuerdo con Alaksandu de Wilusa, uno de los reinos del oeste de Asia Menor que ha sido identificado como la Ilión-Troya a la que hacen referencia Homero y las leyendas griegas.


CTH 76


Si tú, Alaksandu, transgredes las palabras de este tratado que están en esta tablilla, entonces que estos mil dioses te aniquilen, junto con tu persona, tu mujer, tus hijos, tus nietos, tus ciudades, tus viñas, tus eras, tus campos, tus vacas, tus ovejas y tus posesiones. Que arrebaten a tu descendencia de la negra tierra. Pero si observas estas palabras, que entonces  que estos mil dioses que yo, mi Sol, Labarna, Muwattalli, Gran Rey, he convocado en asamblea, los dioses de Hatti, los dioses de Wilusa, y el dios de la Tempestad del relámpago, dios personal de Mi Sol, te protejan junto con tu mujer, tus hijos, tus nietos, tus eras, tus viñas, tus campos, tus vacas, tus ovejas y tus posesiones. Que prosperes de la mano de Mi Sol.